Razón de ser del blog

En todas las conferencias, charlas y clases para nuevos traductores y profesionales del sector te recomiendan tener un blog, un espacio en el que muestres al mundo lo que sabes hacer y lo que has hecho.
Durante las primeras semanas en las que no sabía si quería tener mi propio blog estudié lo que ya existía en la red. Hay blogs muy interesantes, llenos de datos, enlaces, recursos y entradas que explican la profesión, las oportunidades de trabajo, prácticas, cómo hacer un CV, cómo hablar con los clientes sobre tarifas. Estos blogs son fantásticos, completos y muy conocidos. De modo que me senté y me pregunté qué podía aportar yo a la blogosfera ante tanta oferta disponible.
Una cosa tenía clara, me gusta escribir y quería compartir mis experiencias, aunque tan solo fuera para liberarme del estrés con el que convivo en las cabinas y de las horas delante del ordenador traduciendo. Pero también sabía que no quería copiar a nadie, no quería ser un clon o una imitadora, quería ser yo. 
El último paso fue crear el blog y dejar que mi orden caótico y mi amor por las imágenes y las palabras llenasen estas entradas.
Espero que os gusten.