martes, 31 de mayo de 2016

Rostros, retratos y la identidad europea

Ya es primavera, así que además de pedir el voto para el listado de mejores blogs (si no habéis votado, todavía se puede), toca hablar del festival internacional de fotografía Photoespaña que se celebra todos los años en Madrid durante el mes de junio.

Acabo de arrancar mi participación en la edición de este año pero ya tengo cosillas que contaros. El tema que engloba el festival en 2016 es "Europas", dado que no parezca que exista solamente una. Nunca fue tan necesario reflexionar sobre lo que supone ser europeo y lo que significa para cada país y cada uno de nosotros.
20160531_105521[2]
Escribir una leyenda

La exposición llamada Rostros. Fotografía de retrato en Europa desde 1990 se puede visitar desde hoy en CentroCentro Cibeles (el edificio del ayuntamiento).
Es un recorrido por el arte de la fotografía de retrato que vive un nuevo impulso desde el inicio de la década de los noventa. Antes de eso, los fotógrafos más reconocidos por su trabajo con retratos eran casi siempre de Estados Unidos. En una consecutiva fluida con el comisario de la muestra, hemos visto obras de más de 30 artistas que se preguntan qué es eso de la identidad europea, ¿existe una sola? Pero van más allá y plantean cuestiones como los límites entre lo público y lo privado ahora que la cultura del selfie ha desdibujado las fronteras entre lo que pertenece solo a la esfera privada y lo que es apto para consumo de masas. Uno de los artistas, afincado en Bruselas incluso hace retratos de personas que pasean por la calle, camino al trabajo o a la compra. Personas anónimas que ni siquiera saben que las están retratando y eso genera un montón de dudas. ¿Es lícito fotografiar a alguien sin su consentimiento? ¿Si estamos en la calle nuestra imagen, nuestro retrato, pasa a ser de dominio público? Los intérpretes a veces tenemos esta duda. No es que se mueran por hacernos fotos, más bien lo contrario. En las presentaciones los periodistas siempre te piden que te apartes (aunque eso vaya en contra del buen devenir de la consecutiva que tienes entre manos) y la mayor parte de las veces tú preferirías no salir, porque no estás posando precisamente mientras tomas notas.
20160531_123056[1]
Yo pasaba por aquí
Una de las cosas que comentó el comisario sobre esa fotografía del ciudadano anónimo es que el retrato realmente robado (no preparado de ninguna manera) lo que muestra es ese momento realmente personal y único en el que nos olvidamos de controlar la expresión, nos quitamos la máscara facial que proyectamos a posta, porque estamos rodeados de una masa desconocida que nos permite (irónicamente) ser más nosotros mismos. 
Ahora, volviendo a las fotos que te pueden hacer y luego publicar mientras trabajas en una consecutiva, yo creo que pasa un poco lo mismo. En una sala rodeada de prensa, artistas y técnicos de sonido, la única opción que tienes de hacer bien tu trabajo es concentrarte mucho en lo que escuchas, lo que dices y en el modo en el que lo dices, pero olvidas que además de escucharte la gente también te ve. Es verdad que no somos lo que han venido a ver pero el lenguaje corporal es clave en todas las facetas de nuestra vida y en este trabajo cara al público más.
0ZmMPwmg
Foto cortesía de Paco Posse (su Blog de fotografía)

Algunas de esas imágenes "robadas" me han ayudado a ver detalles que es mejor corregir. De ahí aprendí que siempre es mejor meter el micro de mano en el bolsillo del pantalón o vestido que dejarlo en el suelo y hacer un poco de yoga para hacerme con él entre intervenciones (los micros de mano, los muy desgraciados, ruedan por la sala como campeones).
Lo mejor fue la serie en la que cada marco incluye 12 retratos de personas elegidas por la calle sencillamente porque todas vestían igual o de manera muy similar. Cada persona se dedica a cosas diferentes y es de estratos diversos de la sociedad pero han sido "agrupados" por su forma de vestir. Interesante. ¿Podríamos agrupar a todos los intérpretes? ¿Seríamos como una banda de cuervos siempre de negro y gris? En realidad creo que no, porque aunque hay ciertos criterios generales, luego cada uno los adapta a su personalidad. 
20160531_123107[1]
Si te dicen que una gabardina beige es original, ya sabes...

domingo, 8 de mayo de 2016

Heathcliff de los páramos



Ayer en plena tarde de tormenta primaveral se presentó en sociedad la edición de lujo de Cumbres Borrascosas, ilustrada por Fernando Vicente y traducida por la fantástica Amelia Pérez de Villar. ¿Cómo le dices que no a eso? Heathcliff es uno de los mejores anti-héroes de la literatura británica y eso que las novelas nacidas en la isla tienen una buena selección de caballeros con esquinas oscuras en su interior.
20160507_164814[1]
Presentación, exposición y firmas
La presentación tuvo lugar en la librería Panta Rhei en Madrid, paraíso pensado para los amantes de las ediciones cuidadas hasta el más mínimo detalle y los libros ilustrados. Sus estantería están llenas de pequeñas joyas.
Por si esto fuera poco, en la planta de abajo tienen expuestas las magníficas ilustraciones de Fernando Vicente y es una pena que no las vendan, son muy especiales y encajan con el libro muy bien.
20160506_202747[1]
Hay algunos árboles genealógicos que se las traen
Ahora, volviendo al libro en cuestión, la única pega que le puedo poner a todo es que la presentación fue muy breve. Arrancó con una mención de honor a la editorial Tres Hermanas que ha hecho posible un libro tan bonito, especial y tan de coleccionista y luego se cedió la palabra al ilustrador que habló sobre los personajes. Primero reconoció no haberse leído la compleja historia de amor y odio de los Earnshaw antes del proyecto y que había tenido el enorme placer de descubrir a Heathcliff y a Catherine a medida que iba trabajando.
20160506_194549[1]
Los padres de la criatura: Fernando con el libro en la mano y Amelia a su lado.
Llegados a este punto una voz valiente preguntó: ¿Aprovechaste la traducción de Amelia para leer la novela? Es verdad que en un primer momento no se presentó a la traductora, pero Amelia estaba allí y muchos de los presentes habíamos ido para escuchar lo que supone la inmensa aventura de traducir a una de las hermanas Brönte. Fernando nos contó que el proceso de trabajo no permitió que pudiera aprovechar la traducción de Amelia pero que leyó una de las traducciones anteriores.
La siguiente pregunta fue sobre la protagonista, una mujer que ha marcado tanto la literatura como el imposible y oscuro Heathcliff. ¿Por qué ha dibujado a Catherine Earnshaw pelirroja? Si nos fijamos en las películas (hay unas cuantas adaptaciones para el cine y la televisión) esta mujer, a partes igual apasionada y egoísta, siempre es morena.

La respuesta fue estupenda:
Al leer la novela tuve la sensación de que esta mujer más que apasionada o enloquecida por el amor, lo que está es algo desquiciada y la locura muchas veces se asocia al color rojo.


20160506_202717[1]
Loca pero divina
Después le tocó el turno a la traductora y la primera pregunta fue: ¿Cómo se lanza uno a la complicada tarea de traducir un clásico? Por que guste o no, Cumbres Borrascosas es una de esas novelas que entra en la lista de clásicos de la literatura. Ha influido a muchos otros escritores, es la totalidad de la obra de una mujer con una vida breve pero no por ello menos complicada que la de la protagonista. Amelia Pérez de Villar respondió que era difícil decir que no a un proyecto como este, que es todo un regalo, pero que eso no reduce el peso de la responsabilidad de acometer una misión como esta. Sobre todo porque ya existen varias traducciones de la novela. La que tengo desde la adolescencia es la de Juan G. de Luaces de 1975 para ediciones Destino, pero la más conocida es la de Carmen Martín Gaite para la editorial Alba.
9788484289616_1

Amelia habló con respeto y aprecio de esa traducción y de que hay ocasiones en las que algunos de los clásicos se deben revisar, cada traductor deja un poquito de su estilo impregnado en el libro pero en casos puntuales puede dejar algo más que un poco o incluso tomar decisiones como la de sentar a Madame Bovary cuando su amante la deja a pesar de que en el original la pobre está de pie. Pero, claro, ya se sabe que es mejor recibir ciertas noticias sentada.
20160506_203619[1]
La traductora (sentada) con su criatura
Como nos dijo: cuando traduces literatura, hay libros con los que sueñas, libros que esperas o que entran dentro de lo posible y luego está esa lista de títulos que nunca siquiera imaginas que puedan pasar por tus manos. Este entraría en esa última categoría.
Cuando estudiaba filología inglesa te tocaba leer Cumbres Borrascosas al menos una vez cada año. Teníamos apuestas sobre el número de veces que tocaría saludar a Heathcliff por curso cuando salían las listas de libros que había que leer en cada asignatura. Vamos, si eras capaz de recitar el discurso entero que arranca con "¡Ojalá despierte entre mil tormentos!" en castellano e inglés te convalidaban segundo.
tomheathcliff2009
"May she woke in torment" - Más tormento fue ver a Tom Hardy con esta peluca haciendo de Heathcliff
No es la primera vez que estos carismáticos personajes son ilustrados, la novela no es quizás el material más adecuado para un cómic pero su historia suscita interés y ha enganchado a generaciones de lectores.

No sé si os habréis fijado que hasta ahora estoy haciendo todo un esfuerzo para no destripar la trama, más que nada por si alguien no ha leído Cumbres Borrascosas y entre esta reseña y lo tormentoso de la primavera se decide a darle una oportunidad. ¿Qué le espera? Mucho páramo, un paisaje un tanto desolado e inhóspito, una familia a la que le vendría bien un psicólogo y una historia de amor que ríete tú de las sombras de otros, porque estos sí que saben de atormentar a propios y ajenos.
tumblr_ljxlcppyzt1qdth1ho1_500
De champú desde la versión de Laurence Olivier no saben tanto
Heathcliff es el protagonista que te encanta aborrecer y al que esperas que las cosas les vayan bien y mal al mismo tiempo. No es un señor Darcy, ni siquiera un familiar lejano por parte de madre. Actores de buena mandíbula han interpretado a ese hombre de pocas palabras y mucho entrecejo fruncido.
Laurence de los páramos


Pero la dama de la historia no es tampoco una damisela inglesa al uso. Catherine araña cuando debe y cuando no también. Se rebela, pelea, traiciona y le complica la existencia a más de uno.
giphy2

Si no la habéis leído, esta es vuestra oportunidad y en edición de lujo. Ya la tenía y no he podido decirle que no, hay libros a los que no se les niega nada, mucho menos un hueco en la estantería.
20160507_164456[1]
Algo nuevo, algo viejo y algo azul