miércoles, 18 de marzo de 2015

Cascos divinos

Iba a usar un título más dramático, tipo "renovarse o morir", pero la cosa no es para tanto. Hace unos meses mis fieles cascos Panasonic blancos empezaron a dar claras señales de envejecimiento prematuro y el sonido ya no era lo que una vez fue. Se acercaba la hora de buscar el relevo generacional.

En noviembre de 2011 (parece ayer) escribí una entrada sobre si era o no necesario comprar unos cascos para cabina, es decir, unos cascos que solo fuera a usar profesionalmente. Podéis leerla aquí si no os apetece buscarla en el archivo: ¿Vale la pena llevar tus propios cascos a cabina?

Cuando escribí esta entrada acababa de comprar los Panasonic principalmente porque era cómodos, bonitos y no eran excesivamente caros. Fue algo así como amor a primera vista. Había tenido malas experiencias con los cascos que me dejaban en cabina y además quería dar una imagen más profesional, por lo que seguí el excelente ejemplo de otros compañeros y he cargado con los pobres Panasonic por media España desde entonces.

Ahora bien, esta vez si que he meditado un poco más la compra.

Cuando uno habla de cascos con intérpretes siempre se mencionan una serie de marcas muy interesantes:

- Bang & Olufsen
- JVC
- Sennheiser
- Bose


Hay precios para todos los gustos y también modelos muy variados. Al leer las descripciones en internet me gustaban prácticamente todos e incluso había algunos que me podía plantear en serio por la relación calidad-precio, sin embargo, la clave estaba en poder probarlos.

¿Por qué es esa la clave? Está claro que la calidad del sonido es fundamental pero cualquiera de estas marcas ofrece cascos relativamente buenos. El precio es importante, no vamos a negarlo, pero es una inversión a largo plazo y la buena imagen que ofrecen también cuenta. Al tener tus propios cascos evitas problemas como usar almohadillas que han pasado por demasiadas personas (un punto que no se debe olvidar).

Sin menospreciar nada de lo dicho anteriormente, al interpretar tengo que usar las gafas y hay pocas cosas más molestas que pasar ocho horas en una cabina con una patilla tatuada a la piel cuando el casco te aplasta lenta pero inexorablemente las orejas.

Algunos de los modelos de Bang & Olufsen que se han puesto de moda entre intérpretes y de los que me han llegado muy buenas críticas son in-ear y supraaurales.
Los auriculares supraaurales cubren una parte del pabellón auditivo pero son más ligeros, los in-ear son los auriculares tipo botón que van dentro del canal auditivo y no requieren diadema, lo que evita problemas con las gafas.

Bang & Olufsen Earset3i
Son modelos ergonómicos, con buena calidad de sonido. Me han dicho que aíslan del ruido de la cabina y que se escucha muy bien el sonido del ponente. Personalmente, los he probado y no me resultan tan cómodos pero son ideales para los intérpretes que no soportan las diademas o cargar con peso al ir a trabajar. El precio no es imposible, los puedes conseguir desde 150€ en adelante dependiendo del modelo.

Si odias la diadema pero quieres algo un poco más grande hay opciones llamadas neckband en las que la sujeción va por la zona de la nuca. No es lo que busco y no he encontrado referencias de compañeros que los usen pero es una opción más de las que hay en el mercado.

Artic Cooling P311
Los modelos más vistos en cabina son los cascos con diadema, tanto circumaurales (que cubren toda la oreja y son más voluminosos) o supraaurales (que cubren prácticamente todo el pabellón auditivo y son más ligeros)

Aquí hay una gama enorme de opciones a elegir y de marcas que ofrecen auriculares de todos los precios para amantes de la música, entusiastas de los videojuegos y profesionales del sonido.

Como uno de mis requisitos era poder probar los cascos antes de tomar la decisión, mi lista se limitó a una serie de modelos que tiendas como la FNAC, el Corte Inglés, etc. tienen a la vista.


Sennheiser tiene modelos de todos los precios posibles, los hay desde 18€ (HD 201) hasta más de 300€. Este modelo, Sennheiser Momentum, es muy bonito pero me pareció sorprendentemente incómodo para el precio que tiene. Las almohadillas forradas prometían pero no nos entendimos.

HD 202 II
Este modelo de la misma marca es bastante más económico. Los materiales no son tan buenos pero las almohadillas me parecieron mucho más cómodas y la diadema está a otro nivel.
El sonido de esta marca es excelente y si alguien quiere comprar unos cascos para empezar en cabina pero no está interesado en hacer una inversión excesiva en esto puede probar el modelo HD 201. Estos cascos son muy cómodos, los he usado en cabina durante una jornada completa y con las gafas y aunque no aíslan del todo del sonido exterior y su "flexibilidad" es limitada, por menos de 25€ es difícil encontrar auriculares de tan buena calidad.

Si uno se plantea la posibilidad de unos cascos que realmente sean buenos a la hora de aislar el sonido de fuera o el propio de la cabina (cosa que hacen muchos intérpretes), hay varias opciones interesantes en el mercado.

Bose QuietComfort
Estos auriculares de la marca Bose lo tienen todo, son bonitos, cómodos, con unas almohadillas que no quieren tatuarte las patillas de las gafas y encima cuando te los pones no se cuela el sonido exterior. No son baratos pero son una buena inversión a largo plazo. Necesitan una pila para la función de cancelación de ruido y vienen con una funda de lo más práctica para llevarlos a todas las cabinas del mundo y encima dar buena imagen.

Otra opción ligeramente más cara pero que viene en varios colores es el Beats by Dr. Dre Studio 2.0.
Los probé en pleno mogollón del Black Friday, con la tienda llena hasta la bandera y además de tener unas de las almohadillas más suaves del mercado, no te enteras de nada de lo que rodea. Es como una sesión en el Flotarium para tus orejillas.

Beat y Monster suelen tener stand de prueba con sonido


Los auriculares negros son los Studio y son muy interesantes pero el precio desanima un poco al rondar y en algunos sitios superar los 300€. Estos auriculares ahora también se pueden comprar en Apple Store (para los fans de la manzanita). Beats tiene otras dos opciones interesantes:

Beats by Dr. Dre Mixr

Los Mixr están pensados para que un dj pueda moverlos y dejar una oreja al aire si es necesario, por eso las copas son giratorias y esto es un punto a favor para los intérpretes que quieren tener solo un auricular puesto en cabina. Nuevamente, el precio es quizás lo peor y que la diadema pesa algo más y es menos cómoda que la del Studio.

Si uno se enamora de las almohadillas, de lo blanditas que son y de lo fácil que es transportar estos cascos existe una alternativa más pequeña, ligera y algo más barata (pero no mucho más): los Beats Solo2. Mucho mejores que los primeros Beats Solo que sacó la marca y cuyo precio puede variar desde los 180 a los 200€. Aviso importante: aunque se parecen mucho a los Studio, los Solo2 no tienen cancelación de ruido.

Vienen con una funda muy útil

Son fáciles de transportar y no pesan apenas
Si os ha encantado la idea del auricular que se puede girar pero no tanto lo de gastar más de 200€ en unos cascos, Sennheiser ofrece el modelo HD 205 II que permite rotar uno de los auriculares y que se puede adquirir por menos de 45€ en el mercado. No está mal pero no fue el elegido porque no me resultaba del todo cómodo (cada persona tiene sus propias manías y lo mejor es probar cada modelo antes de nada).



Hay muchas más marcas y cascos en las tiendas pero esta entrada ya amenaza con ser más larga que algunos cables. Hay un casco para cada intérprete, desde que empecé a investigar he encontrado modelos en todas partes y no descarto hacerme con otros en un futuro muy cercano. Hace un mes me invitaron a Cibeles Madrid Fashion Week y de todo lo que se exponía en SamsungEgo solo saqué fotos de esta belleza (aviso: no lo he metido en la lista porque pesa lo que no está escrito).

Pon unos cascos en tu vida

Y para los que han llegado hasta aquí y ahora mismo se estén preguntando cuál es la relación entre la divinidad y los cascos, voy a cerrar la entrada con una de las imágenes del desfile de Dolce & Gabbana de este año. Hay que reconocerlo, estos son divinos y las almohadillas tienen pinta de cómodas pero no sé yo qué opinará el técnico de sonido al verlos.

Intérprete equipada a la par que ornamentada