jueves, 19 de abril de 2012

Una intérprete en la carretera

Esta historia es una obra de ficción, está basada en algunos hechos reales y goza de cierto grado de exageración, sin el que la vida no tiene color. Es un relato de viaje, nada más. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia (o no) y las situaciones son producto de la imaginación de una intérprete cansada.

Erase una vez una intérprete que quería salir a conocer cabinas fuera de Madrid. Un compañero le ofreció la oportunidad de ir a trabajar a una ciudad cercana.

¿Qué mete una intérprete en la maleta? Pues mil trastos, exactamente igual que cualquier otro ser humano. Ropa de trabajo, el portátil, los cuadernos de notas (por si acaso), un pelotón de bolígrafos, un paquete de post-it para decorar la cabina, el pincho de conexión, cascos propios, glosarios y una bolsa con barritas de chocolate y botella de agua. Vamos, que para un día de interpretación, la muchacha llevaba media casa y le faltaba el bocata de tortilla y la gallina bajo el brazo.

El cliente pagaba el desplazamiento, alojamiento y dietas de los dos intérpretes pero tenían una cantidad limitada para los gastos, así que optaron por ir a un hostal muy económico. Lo malo de no conocer la ciudad es que no se dieron cuenta de que estaba en la otra punta y que tendrían que pedir un taxi para poder ir a trabajar.
Tampoco es que ese sea un problema terrible. Tras pedir el número, ella llamó para reservar un taxi para la mañana siguiente y mantuvo una de las conversaciones más extrañas que había tenido:


- Buenas noches, quiero pedir un taxi para mañana a las 8:00. Estamos en la calle XX y vamos al centro de conferencias de la ciudad.
- Esa calle es peatonal.
- ¿Puede decirme en qué calle deberíamos esperar el taxi?
- ¿Conocen la ciudad?
- No.
- Entonces no les voy a decir la calle, no sabrán encontrarla.
- Tengo Google Maps, puede ponerme a prueba.
- No. Llame mañana.
- Es importante que lleguemos puntuales, ¿puede enviar un taxi a esa hora a la calle más cercana?
- Tampoco será tan importante ser puntuales, vamos, digo yo que cada uno llegará a la hora que quiera. ¿Qué van a hacer allí?
- Somos intérpretes, bueno, los traductores y tenemos... ¿nos van a enviar un taxi mañana?
- No, si no me dice una calle no podemos enviarle un taxi.

A la mañana siguiente.
- Hola, necesitamos un taxi, estamos en la calle YY esquina con ZZ.
- ¿Tienen cerca algún bar?
- Sí, el bar La Paloma.
- Con eso basta, un taxi para La Paloma.


Finalmente llegaron al centro pero tenían que pasar por un control de seguridad que no es que estuviera en la puerta, básicamente se podría decir que estaba al lado de la carretera, por lo que hacía un frío considerable.
- ¿Quiénes son?
- Los intérpretes.
- ¿Vienen de prensa?
- No, somos los intérpretes de conferencia.
- ¿?
- Los traductores.
- Ahora mismo llamo.

Después de un buen rato en el que pudieron comprobar que el frío no rejuvenece precisamente, les llevaron hasta la cabina y ahí desaparecieron todos sus males. Les tocaba trabajar en una cabina fija, con sillas cómodas y un equipo que no habían visto antes. A ella le hizo tanta ilusión ver algo nuevo que se puso a hacer fotos.


En realidad son dos sistemas fusionados.




Los canales de audio arriba, un botón central de encendido y apagado,
botones para elegir cada micrófono y la fuente de sonido.


Aunque no se usaron, estos eran
los micrófonos originales de la cabina

Al terminar la jornada de interpretación, sin incidencias, todos los asistentes abandonaron la enorme sala. La interpretación había salido muy bien y los técnicos se marcharon en dirección a la cafetería, porque habían preparado mesas para comer. Los intérpretes tenían que regresar a Madrid, porque allí les esperaba otra cabina al día siguiente. Lógicamente, ella no quería arrugarse el pantalón de trabajo mientras viajaban, por lo que aprovechó que la cabina se había quedado vacía y que todos se habían ido a comer. Sacó los vaqueros de la maleta y ya se había quitado una bota cuando de repente aparecieron todos los técnicos y sus amigos, daba la impresión de que habían fletado autobuses con extras para llenar las dos cabinas adyacentes de hombres curiosos. Ni corta ni perezosa, la intérprete volvió a ponerse la bota y descubrió que aunque en las películas las mujeres se cambian de ropa en los baños públicos, en la realidad, hacer algo así es todo menos fácil o divertido.



martes, 17 de abril de 2012

La interpretación puede dar la felicidad

Al menos esa fue la frase clave de la jornada dedicada a la interpretación que tuvo lugar el pasado viernes 13 de abril en Estudio Sampere en Madrid.

En otoño de 2011 le propuse a Clara Guelbenzu, autora del blog Bootheando, que viniera a Madrid a dar una charla. Cuando nos conocimos en persona en Barcelona se nos ocurrió que podíamos aprovechar esa idea y ampliarla. Finalmente, optamos por mantener la charla original y ofrecer también una clase práctica. Pero, ¿de qué podía tratar una clase que apenas durase dos horas? Tenía que ser algo interesante, nadie quiere perder el tiempo un viernes por la tarde.

La idea de Clara de centrarnos en algo específico funcionó a la perfección y la jornada empezó con una clase sobre la interpretación simultánea sin cabina (bidule).
Os preguntaréis qué es eso. Básicamente es un tipo de interpretación que se utiliza (o debería utilizarse) en casos muy concretos y que debido a varios motivos, entre los que se incluye la crisis, es cada vez más común.

Para este tipo de interpretación se necesita un equipo concreto: el maletín infoport.
El maletín ya abierto. Lo que parecen las costillas de
un dinosaurio muerto, son los auriculares.

Antes de pasar a la práctica, Clara explicó un poco la técnica, dio unos cuantos consejos para ofrecer una interpretación de calidad y contó sus trucos para sobrevivir ante cualquier circunstancia sin perder el buen humor y la compostura.

Cuándo se usa
- En reuniones de no más de 40 personas (de hecho cada maletín contiene 20 auriculares)
- En seminarios
- En el exterior (visitas en el campo, en un museo, en fábricas, talleres, queserías)
- Siempre que el intérprete tenga que moverse (visitas guiadas, cursos prácticos, en aeropuertos, barcos)
- Cuando no se necesitan más de dos idiomas
- No se recomienda su uso bajo la lluvia, en reuniones de demasiadas horas, ni con muchos asistentes

Qué es
- Un híbrido entre consecutiva y simultánea pero en realidad, se debe considerar interpretación simultánea. Es necesario tener un compañero si la jornada va a superar las dos horas y los intérpretes deben rotar cada 20 minutos, igual que en cabina.

Por qué se usa 
- Ahorra tiempo y dinero. De hecho, por eso muchos clientes solicitan esta técnica en casos en los que sería mejor tener una cabina. El alquiler del maletín es más barato y no es necesario tener un técnico en sala.
- Siempre que el intérprete tenga que moverse. En algunos casos sí hay técnicos que ayudan a los intérpretes a realizar los cambios y a solucionar los posibles problemas.

Tomo prestada una imagen de la clase de Clara que ilustra claramente la técnica:


Clara ha escrito varias entradas sobre este tema y las podéis consultar en su blog. Seguro que os solucionan cualquier duda que podáis tener.
El principal problema de esta técnica es el ruido, tanto el del entorno como el que podemos generar nosotros mismos. No tenemos una cabina que nos separe de los asistentes, por lo que tendremos que concentrarnos a pesar del ruido de la sala (conversaciones, móviles, sillas, vasos), del campo (animales, viento) o de la fábrica (maquinaria, personal). Nosotros al interpretar también tenemos que ser conscientes de esto para no molestar. Si estamos al lado de los asistentes, nos escucharán con o sin auriculares (no les gusta) y en ocasiones, es complicado encontrar el lugar idóneo para situarnos. En clase, Iván Álvarez habló de su experiencia con esta técnica. Confesó que él se "autocastiga" contra la pared, para trabajar más cómodo y no interferir en el discurso. Una de las asistentes propuso crear una cabina portátil casera. La idea no es mala y he encontrado algunos enlaces que incluyo al final de la entrada.

Cabina portátil casera


Tras la teoría, llegó el momento de poner esos conceptos en práctica y optamos por dos enfoques diferentes:
Iván fue el primer ponente

- Primero, el ponente (Iván) leyó un texto en inglés sobre ergonomía y se ofreció el micrófono a tres intérpretes voluntarias que buscaron una esquina desde la que trabajar.

- Luego, todos los asistentes se colocaron los auriculares y me tocó usar el micrófono de ponente. Mi papel era el de una especialista que explicaba el complejo proceso de inseminación de las cerdas. Para meternos en situación, Clara usó archivos de audio con el sonido de cerdas reales. Así, los asistentes podían buscar una buena esquina desde la que interpretar el discurso mientras las cerdas complicaban la concentración.

Mientras yo leía....
Clara ponía la banda sonora "pigs oinking"

Es difícil concentrarse con tanto ruido
Después de los ejercicios prácticos, pasamos a la charla-coloquio en la que varios intérpretes dieron su punto de vista sobre el mercado actual. Iván Álvarez es el autor de la frase de la tarde. Él decidió cambiar de vida y la interpretación le ha permitido ser más feliz. Su consejo para los futuros intérpretes tiene que ver con aprender a mantener el control en situaciones de estrés. Opina que los deportes de riesgo ayudan y cantar en el karaoke puede servir para perder el pánico escénico (yo canto tan mal, que seguramente el terror lo sentirían los pobres clientes del local). Laura (@lfftrans) enganchó al público cuando empezó a contar lo que supone trabajar como intérprete de las estrellas de cine que vienen a Madrid a presentar sus películas. Desde luego, en su caso, la diplomacia y el tacto son herramientas necesarias. Es fundamental cuidar los detalles para que todo salga bien.

Fue un placer contar con tantos intérpretes en la sala. Quiero agradecer a los asistentes, a los compañeros que lo han hecho posible y sobre todo, quiero darle las gracias a Clara porque preparó una clase muy interesante.

Os dejo aquí los enlaces sobre las cabinas portátiles y los tuits que escribió Ana (@playmobiles) durante el coloquio:

Comentarios en Twitter
http://www.miracletutorials.com/vocal-booth-homestudio/
http://www.synthtopia.com/content/2007/02/15/realtraps-intros-portable-vocal-booth/
http://blogs.oreilly.com/digitalmedia/2008/02/build-a-portable-vocal-booth.html
http://www.howtosellyourvideos.com/2011/06/portable-sound-booth-how-to-come-out-of-the-closet/

viernes, 6 de abril de 2012

La comunicación sin fronteras

Ya hablé hace unos meses sobre las sesiones para intérpretes en Twitter (#IntJC), que no paran de crecer y son cada vez más interesantes, precisamente por el mayor número de participantes activos que aportan nuevos puntos de vista e ideas. Sin embargo, no es la única manera de estar en contacto con otros compañeros de profesión, afortunadamente hay muchas opciones. En Madrid se celebran cenas y reuniones informales cada cierto tiempo, los #Tratuimad. Es una experiencia que también se puede vivir en ciudades como Londres (#tratuilon), Granada (#tratuigrad), Bilbao (#TradHam) y Salamanca (#tratuicharro). Si hay más ciudades en el mundo y no las he incluido me encantaría saberlo, para poder actualizar la lista.

Y ahora, gracias a tres personas con muchas ganas de comunicarse, tenemos las sesiones del EPT (Endless Possibilities Talks)

Michelle Hof, autora de The Interpreter Diaries, explica muy bien en su blog cómo nació la idea y qué es exactamente. Dejo aquí el enlace a la entrada de Michelle, escrita y grabada en inglés, en la que podréis ver un ejemplo claro de lo que es EPT.

Resulta que parte de la inspiración de la que surgió esta interesante iniciativa fue la entrada sobre #Tratuimad (Tratuimad ha cumplido un año). Gerda Prato-Espejo, una intérprete venezolana afincada en Nueva Jersey, le comentó a Al Navas, traductor y futuro intérprete jurado en Missouri, que era fantástico poder reunirse con compañeros y tratar temas comunes. Junto con Esther Navarro-Hall, intérprete y profesora de interpretación en el MIIS, crearon EPT. Podéis consultar su blog o su página en Google+

Hace una semana Gerda se puso en contacto conmigo para invitarme a una de sus sesiones, un «hangout», en Google+. Para poder participar de forma activa mientras se graba, ya seas uno de los invitados o simplemente parte del público, es necesario tener una cuenta en Google+. Una vez que los vídeos se han grabado, Al Navas los pone a disposición de cualquiera que esté interesado en verlos en su canal de Youtube. Pero si uno quiere seguir la charla en directo tiene que hacerlo desde Google+, de esa manera podrá enviar comentarios y preguntas tanto desde Google+ como desde Twitter (porque Gerda retransmite las ideas principales a través de su cuenta @gerdabilingual o de @EPTupdates )

Google+ es una de las últimas redes sociales en aparecer en el networking. Muchos traductores tienen perfil pero apenas lo usan. En realidad, yo misma me he preguntado varias veces: ¿para qué quiero otra red social si ya tengo Twitter, Facebook, LinkedIn y el blog?

Es importante estar presente en la red pero también es necesario cuidar los perfiles, ser un miembro activo, divertirse y sacar algo de provecho. Además de todo eso, es necesario trabajar, estudiar y tener vida social lejos de la pantalla. Por eso, tener un perfil más parece un esfuerzo excesivo y lo dejas para otro momento, para cuando tengas tiempo libre (ese mismo instante en el espacio-tiempo en el que quieres hacer mil cosas: limpiar la casa, hacer la compra, ordenar las facturas de otros años, estudiar chino o arreglar la luz del baño).

El domingo participé en mi primer hangout. El tema fue el de los blogs de traducción y de interpretación. Podéis ver el vídeo en este enlace. Tuve la suerte de ser parte de un grupo lleno de mujeres interesantes:

+Clara Guelbenzu , Zaragoza, España: Bootheando 

+Maria Elena Pardi , Venezuela, El Blog de AVINC

+Iciar Pertusa , Bilbao, España, Idiomaticamente

+lourdes de rioja , Barcelona, España, A Word in Your Ear

Me gustó mucho poder hablar con siete personas, cada una en una ciudad diferente, que trabajan en el sector. Lourdes habló sobre el porqué ha preferido expresarse a través del vídeo e Iciar nos contó las ideas que le rondaron la cabeza antes de elegir el nombre para su blog. Hablamos del valor que tienen estas iniciativas en las nuevas generaciones de profesionales que se están preparando ahora en las aulas y de las ganas que tenemos todos de compartir información.

Si aún no tenéis perfil en Google+, os animo a dejar a un lado la pereza. Si ya lo tenéis pero no sabéis si os apetece participar en EPT, os dejo un par de enlaces sobre la programación de hangouts, que es impresionante, hay uno cada pocos minutos, sobre cualquier tema, casi todos en inglés pero cada vez hay más oferta. Son una manera gratuita de conseguir información (para glosarios, interpretaciones, cultura general). Se pueden utilizar para hacer prácticas de interpretación desde casa con otros compañeros de clase, para preparar glosarios en grupo, cada uno desde su propio ordenador. No todos podemos emitir en directo las sesiones, tan solo algunas personas tienen ese privilegio, pero se rumorea que Google va a ampliar esta posibilidad a más usuarios.

¿Ya habéis participado en algún hangout?  

Enlaces de interés:
La guía de la tv: Hangouts on air Digest
Calendario de eventos: Google Shared Calendar Events
Social media explained through donuts: Social media and donuts
En el blog de Iciar: Tertulias virtuales

martes, 3 de abril de 2012

El español en las redes sociales (parte III)


Tercera y última parte de la crónica de Elvira Bartolomé:




Uso impersonal de haber y hacer

Sucede cuando se hace concordar el verbo y el complemento directo. Esta concordancia no es correcta y siempre se debe utilizar la tercera persona del singular.

Hubieron muchos espectadores en el campo. > Hubo muchos espectadores en el campo.
Han habido demasiadas dificultades. > Ha habido demasiadas dificultades.

Femeninos correctos

Todavía existe cierta reticencia a utilizar determinados femeninos que son correctos como “médica”, “técnica”, “presidenta”, “jueza”, etc.

Términos comodín

A menudo empleamos determinadas palabras en lugar de otras que existen en español. Deberíamos aprovechar la riqueza léxica de nuestro idioma para así evitar los términos comodín.  

De cara a la jornada de hoy, en la que finalizará el congreso en materia tecnológica, el organizador se refirió a lo que es el problema de producir resultados favorables. > En la jornada de hoy, en la que terminará el congreso de tecnología, el organizador se refirió al asunto de conseguir resultados favorables.

Extranjerismos

La influencia de la lengua inglesa se hace evidente en el elevado número de extranjerismos que encontramos. Muchos de ellos son innecesarios porque existen alternativas en español que significan lo mismo. Algunos ejemplos son los siguientes:

Sponsor = patrocinador
Link = enlace
Post = entrada
Social media = medios sociales

No se debería optar por el préstamo inmediato del término. Existen otras soluciones si no se quiere traducir, como la adaptación. En el caso de que se decida emplear el término extranjero tal cual, hay que ponerlo en cursiva.

Porqué, por qué, porque, por que

Esta es una de las eternas dudas que siempre hacen que nos detengamos un momento para emplear la forma adecuada. Los usos son los siguientes:

porqué: cuando es un sustantivo y significa “motivo” o “razón”.
Los porqués del entrenador no tienen sentido.

por qué: es la combinación de la preposición “por” y el interrogativo “qué”.  
¿Por qué no aumenta el número de la vivienda protegida?

porque: es la forma empleada cuando significa “puesto que”.
Es difícil porque hay tres tipos equipos más con un nivel muy alto.

por qué: se compone de la preposición “por” y el pronombre relativo “que”. Se reconoce con facilidad porque entre ambos se puede intercalar un artículo.
Ese es el motivo por (el) que decidió no ir.  

Tildes

Según la nueva ortografía, algunas palabras que antes se acentuaban ahora ya no llevan tilde. Por ejemplo, “guion”, “solo”, los demostrativos y la conjunción “o”.

Prefijos

Siempre se escriben unidos a la palabra a la que preceden como sucede con “superhombre”. La única excepción tiene lugar cuando acompañan a un conjunto de palabras como “anti pena de muerte”. En este caso siempre irán con un espacio en blanco. Se utilizará el guion para unir el prefijo a la palabra a la que precede cuando esta empieza por mayúscula o con un número como en “pro-Obama” o “sub-21”.

Las mayúsculas

Se hace un uso exagerado de la mayúscula del español cuando en realidad nuestra lengua es minusculista. ¿Cuándo se deben emplear las mayúsculas?

-         Con los sobrenombres, pseudónimos y apodos: Alfonso X el Sabio.
-         Las fiestas oficiales y religiosas: Navidad, Semana Santa.
-         Publicaciones periódicas y títulos de obras: El Espectador, Diccionario Panhispánico de Dudas.
-         Con aquellas palabras que tienen dos significados distintos. Por ejemplo, “Ejército” va con mayúscula cuando se refiere a la institución, pero con minúscula cuando es un conjunto de tropas.

Las minúsculas

Se emplean en los siguientes casos:

-         Con cargos y ocupaciones
-         Los tratamientos
-         Meses, días de la semana y estaciones
-         Los nombres de las religiones
-         Los nombres de tribus o pueblos, lenguas y gentilicios
-         Los puntos cardinales


Estas son solo algunas de las recomendaciones que se presentaron en el taller. Me he permitido la licencia de reproducir los ejemplos que allí se dieron porque me parecieron muy claros. Si se quiere ver la presentación completa, se encuentra en el siguiente enlace.

Finalmente me gustaría agradecer a la Fundéu-BBVA y a Aerco esta magnífica oportunidad en la que nos hicieron reflexionar sobre la importancia del uso correcto del español en la red. Espero que pronto se celebren las segundas jornadas en las que se nos brinde de nuevo la oportunidad de compartir con otros profesionales nuestras inquietudes y las soluciones disponibles para cuidar de nuestro idioma. 

El español en las redes sociales (parte II)

Elvira Bartolomé comparte con nosotros la segunda parte de la crónica:



Por la tarde Judith González Ferrán y Álvaro Peláez presentaron un taller en el que expusieron algunas de las dudas más frecuentes en nuestra lengua. Ambos volvieron a recalcar que los medios sociales tienen una gran responsabilidad ya que cualquier error que aparezca en Internet llegará a mucha gente en tan solo unos segundos. Por desgracia, muchos creen que si algo aparece publicado en un medio escrito, obligatoriamente debe ser correcto. Es lo que suele suceder con la práctica generalizada de buscar en Google cómo se escribe una palabra. Según Judith González Ferrán, “muchas instituciones tienen la labor de educar. Twitter no está para educar, pero tampoco para deseducar. La calidad informativa siempre conlleva la calidad lingüística porque la lengua es el medio de comunicar”.

Todos los que trabajan con la lengua han de acudir a las fuentes que les aportarán la solución a las dudas que les surjan en español. Una forma útil y rápida es accediendo al servicio de consultas de la Fundéu. Muchas veces no nos responderá con la solución que necesitamos, pero nos proporcionará las distintas opciones que existen y cuál se recomienda usar.  

A continuación resumo algunos de los usos incorrectos que expusieron en el taller:

Queísmo y dequeísmo

El dequeísmo consiste en el uso de “de que” con aquellos verbos que tienen un complemento directo. Algunos ejemplos los podemos encontrar en las siguientes oraciones en las que aparece en rojo lo que es incorrecto:

Me sorprendió de que viniera.
Me dijeron de que no habíamos ganado.

Algunas expresiones no llevan “de” como es el caso de “a no ser de que”, “a medida de que” y “una vez de que”. También hay que tener cuidado con algunos verbos que pueden ir seguidos de “de” o no. Tal es el caso de “advertir”. Si significa “avisar”, entonces debe ir con “de”. Si, por el contrario, queremos decir “darse cuenta de algo”, no se debe emplear la preposición. Por este motivo, la oración “las autoridades advierten que fumar es perjudicial para la salud” es incorrecta. Lo que se dice aquí es que “las autoridades se dan cuenta de algo”, no que “ponen en conocimiento algo”.

El queísmo es justamente el fenómeno contrario y se produce cuando se suprime la preposición “de” cuando es necesaria:

A pesar de que trabajó duro, no lo consiguió.
Estoy seguro de que vendrán.

Gerundio

Esta forma no personal del verbo se emplea para expresar simultaneidad. Dos usos incorrectos son los siguientes:

Posterioridad:
En la oración “Nació en Bilbao, licenciándose en Medicina en la universidad de Salamanca”, no se ha utilizado correctamente el gerundio. La acción de licenciarse se produce después de nacer. En su lugar se debería haber dicho: “Nació en Bilbao y se licenció en Medicina en la universidad de Salamanca”.

Especificativo:
Si decimos: “Los niños careciendo de recursos están totalmente desvalidos”, estamos atribuyendo al gerundio la función de adjetivo cuando lo normal es que funcione como adverbio. Lo correcto en este caso habría sido “Los niños que carecían de recursos están totalmente desvalidos”.

Imperativo e infinitivo

Muchas veces se utiliza el infinitivo como si fuera un imperativo. Este uso solo es correcto cuando se trata de una orden generalizada como en “No fumar”. Es incorrecto en los siguientes casos:

Ser amables.
Decirme lo que habéis pensado.

Continuará...

domingo, 1 de abril de 2012

El español en las redes sociales (parte I)

No pude asistir en persona a la jornada que organizó la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) sobre el uso correcto del español en las redes sociales, pero el tema me pareció muy interesante y mi compañera de trabajo y amiga, Elvira Bartolomé, estuvo allí, así que le he pedido que prepare una crónica.
Elvira ya ha escrito antes para el blog y ha decidido dividir su resumen en dos entradas. Espero que os guste y os parezca interesante. Gracias Elvira.

....
El día 28 de marzo se celebraron en Madrid las I Jornadas Fundéu BBVA-AERCO que se centraron en el uso que hacemos de nuestro idioma en los medios sociales. El encuentro estaba dividido en dos partes: una charla-debate y un taller práctico. En la charla-debate participaron Álvaro Peláez como moderador y Mario Tascón, Guillermo de Haro, Txema Valenzuela, Xosé Castro y Sindo Lafuente como ponentes. Judith González Ferrán y Álvaro Peláez fueron los encargados de resolver algunas de las dudas más frecuentes en el uso del español en el taller que tuvo lugar por la tarde.

Foto de los participantes de la charla (cortesía de Olga Muñoz)

Las jornadas fueron una llamada a la reflexión sobre la gran responsabilidad que tenemos aquellos que utilizamos la lengua para ser leídos, especialmente si los textos se publican en Internet. El uso que hacemos de la lengua debe ser correcto y preciso. Cualquier error que se cometa y que aparezca en la red puede llegar a miles de personas en cuestión de segundos y los responsables de esto somos nosotros mismos.

En el debate se trataron aquellos aspectos en los que se ha producido una evolución y una adaptación de la lengua a un nuevo medio. Hasta hace poco he sido editora multimedia y estoy totalmente de acuerdo con los ponentes en que un texto escrito para un medio impreso se transforma a la hora de aparecer en un formato digitalizado. Por ejemplo, la tipografía empleada debe ser la adecuada para que a los lectores les resulte cómodo leerla a través de una pantalla. Las convenciones establecidas para el papel no se pueden emplear a rajatabla en los medios sociales. Recuerdo mi obsesión al principio por usar la cursiva porque era la norma y pronto descubrí que se lee mal en pantalla y hay que echar mano de otros recursos como la negrita.

No debemos pensar que los medios sociales son una desgracia para nuestro idioma. Por suerte ahora podemos comunicarnos de forma instantánea con otros hablantes y, según Sindo Lafuente, “la red nos permite compartir una lengua que estaba compartimentada”. Lo bonito de nuestro idioma es su gran riqueza. No hay que despreciar los localismos porque no sean lo más generalizado. Al contrario, debemos respetarlos y hacer un uso adecuado de ellos. También es maravilloso cuando descubrimos nuevas palabras o expresiones diferentes más allá de nuestras fronteras. La lengua evoluciona a lo largo del tiempo, pero también se enriquece de múltiples formas. En América el español se habla con un acento diferente y con palabras que en España han podido quedar en desuso o que proceden de lenguas autóctonas.

Mario Tascón apuntó varios aspectos que llamaron mi atención. Según él, “nos movemos en un mundo en el que vamos del monólogo al diálogo”. Atrás han quedado los tiempos en los que un texto escrito era algo contra lo que no te podías pronunciar. Afortunadamente, ahora podemos interactuar con su autor o con otros lectores y expresar nuestro punto de vista, corregir lo que pensamos que está mal y hacer que ese texto tenga una vida más larga. Xosé Castro afirmó que dado que “escribimos para ser leídos, debemos estar preparados para la respuesta”. Por supuesto que no siempre va a ser sencillo, pero lo bonito de las NN. TT. es que permiten a un público más amplio opinar y que nuestra voz llegue a otros puntos del planeta con un solo clic.

Se habló de los medios sociales como lugar en el que las empresas se han introducido para hacer más escritura pública. Sin embargo, considero que va mucho más allá porque cualquier persona puede hacerse escuchar a través de un texto escrito. Antes mucha gente podía pasarse sin leer ni escribir durante mucho tiempo, pero ahora se ha generalizado más. Es habitual encontrarse con texto escritos con faltas de ortografía o con un estilo poco elaborado, pero considero que lo importante es que estas dos destrezas se están trabajando y no han quedado en el olvido. Si todos ponemos nuestro granito de arena, seguro que en los próximos años veremos una evolución en el uso correcto de la lengua. Recordemos que en los primeros años del envío de SMS a través de los móviles se crearon nuevas formas de expresarse para ahorrar caracteres. No obstante, esto no suele ocurrir en Twitter. Los usuarios se las ingenian para expresarse con total propiedad en un espacio tan limitado. ¿No estamos entonces ante un cambio?

Con respecto al uso de la lengua se aconsejó evitar el uso de la mayúscula cuando no es necesaria porque en español no se emplea tanto como en inglés, por ejemplo. Hay que tener cuidado con los anglicismos. No se trata de ser un purista exacerbado, ¿pero qué necesidad hay de acudir a un préstamo de una palabra inglesa cuando nuestro idioma es lo suficientemente rico para emplear términos que ya gozan de una larga existencia? Aquí es donde como traductores tenemos una gran responsabilidad. Es difícil traducir palabras que no existen, pero nuestra decisión siempre debe ser meditada para no decantarnos por la solución más fácil, que es la de introducir un extranjerismo sin haber sopesado otras posibilidades. Somos especialistas de la lengua y tenemos a nuestra disposición muchos recursos que nos ayudan en nuestro trabajo. La tarea es complicada, pero, según Xosé Castro, “es muy estimulante ser el primero en traducir una palabra”.

Fin de la primera parte